The-Futbol: El 'invisible' trabajo de los utilleros

LIGA BBVA

miércoles, 27 de julio de 2011

El 'invisible' trabajo de los utilleros


El equipo aterrizó en Múnich junto a 1.680 kilos de equipaje que necesitarán durante toda la gira y que estarán custodiados por los utilleros

Parece ser que habrá que esperar para ver una de las camisetas que más ha dado que hablar desde que se presentó: la camiseta negra que corresponde a la segunda equipación.

En Múnich no está previsto que se estrene, sino que el objetivo es hacerlo durante la gira, seguramente para dar un impulso de márketing a esta camiseta que promete ser una de las sensaciones de la temporada.

El Barcelona transporta durante estos días por medio mundo unos 1.680 kilos, repartidos en 17 baúles y 30 bolsas. Son los utilleros Txema Corbella, Joaquim María Ibarz y Gabri Galán los encargados de controlar que no se pierda nada. Y es que hay materiales que son especialmente delicados, como la nueva máquina GPSport que utilizan los preparadores físicos y médicos en los entrenamientos, o algo tan sencillo como el jabón.

Aparte de los tres utilleros, cuya misión es fundamental en el seno de la plantilla, la expedición la componen 132 personas, de las que solo 28 son jugadores (16 del primer equipo y 12 del fiial) ¿en Estados Unidos serán tres menos porque Gustavo, Armando y Espinosa regresarán a Barcelona¿.

La expedición la encabezaba el vicepresidente deportivo Josep María Bartomeu, al que acompañan tres directivos. También viajaron a Múnich, el director deportivo, Andoni Zubizarreta, y el responsable de fútbol, Raúl Sanllehí.

Sólo nueve aficionados viajan con el equipo, contando los cuatro ganadores de un sorteo realizado por Iniesta a través de helados Kalise. Una cifra modesta si se compara con otras giras, pero considerable respecto a la última, donde no acudió ningún aficionado. Algunos familiares tampoco se quisieron perder esta gira, como Alex y Ariadna, hermanos de Xavi, junto a sus respectivas parejas.

Sorprendió el orden de los jugadores dentro del avión. Si bien la primera fila la ocuparon, como es habitual, los técnicos Guardiola y Tito Vilanova (lado derecho) y los directivos Bartomeu y Cardoner (izquierdo), las siguientes filas hasta la quinta estaban ocupadas por jugadores del filial, una concesión de los más veteranos a los más jóvenes.

En el aeropuerto de Múnich, y a pie de pista, les estaba esperando dos autocares de la organización y otro más pequeño para vips y familiares, para llevarlos directamente al hotel, sin pasar por aduanas ni ningún tipo de control aeroportuario.

Una vez más, los sacrificados utilleros, Corbella, Ibarz y Galán, fueron los únicos miembros de la plantilla que no montaron en los autocares sino que se quedaron junto a un camión de alquiler de Europcar para cargar con todas las maletas.

Tras comprobar que todo estaba en su sitio, cogieron la furgoneta y se dirigieron al hotel. Para ellos el día no había hecho más que empezar, tras ordenar todas las bolsas y sin apenas tiempo para un pequeño refrigerio, tuvieron que colocar las que se llevarían al Allianz Arena en otra furgoneta y salir hacia el estadio para colocar todos los juegos, con sus dorsales y botas correspondientes, en las taquillas del vestuario local. Así es el trabajo de los utilleros del Barcelona: silencioso, discreto, sacrificado, eficaz, peciso y vital.

No hay comentarios:

Publicar un comentario